Mullers n'aizión

“it is necessary to have five hundred pounds a year and a room of one’s own”


Asinas ye como Virginia Woolf a primers d’o sieglo XX reivindicaba que una cambra suya propia y una cantidat economica anual, yeran condicions que s’amenistaban ta que a Muller tenese a posibilidat indispensable d’una produccion creyativa e intelectual. O deseyo de tener una cambra suya propia marca de traza fisica o esmo individual, d’una vida personal interior, que históricamente se le ye negando y fendo mas difícil a las mullers, tornando un puesto patriarcal que por un regular las heba afogau (a casa).

Por un regular, as actividatz de cudiau han estau asociadas a espacios domesticos, estando istos o puesto d’actuaccion que s’ha dixau ala Muller, dentro d’o modelo d’o privau, por contras os puestos publicos y territorials han estau consideraus de dominio masculino. Alavez, as lecturas sobre o mundo domestico, a vida privada y as historias afectivas, politicas y economicas, que en dito puesto acontecían, no han teniu tradicionalment una valura productiva ni de prestichio, dillá d’inspirar diferens falordias culturals sobre as mullers y refincar o suyo papel en a reproducción, y no en a producción d’o conoiximiento, s’han infravalurau as actividatz feitas dentro d’as casas, as cuals han estau consideradas de segundo orden, por ixo, isto a provocau a invisibilidat d’a Muller en o pasau, puesto que ista ha estau relacionada con ista mena d’actividatz. D’ista man a las mullers se les niega a condicion humana, porque o suyo puesto ye asignau a l’ambito privau dende que son naixidas. A condicion femenina ye definida hue encara por un espacio limitau y un espacio simbolico d’alufras talladas. Asi mesmo a cambra propia demandada por Woolf, estando un espacio privau se emplegaria tamién como puesto an que “pensar-ie” y construyir lo publico, alavez un espacio d’estudio y concentración.

Manimenos, as mullers encara no han feito suyos os espacios y os puestos d’a ciudat. Con tot y con ixo as restricions que se fan servir hue son más que más simbolicas y no pas legals. Una muller solenca se puet sentir desprotechida y tener dificultatz reals, por eixemplo, de nueis en vicos marguinals, escampaus, carreras foscas, puesto que existe a posibilidat de que haiga bella mena de violencia verbal y/u fisica enta ella, con alacetz en a impunidat vichent en a relacion d’entre os sexos.

Ta rematar, as mullers exichimos que istos espacios, mesmo publicos como privaus, sigan plurals. Tamién comprendemos y sentimos de vital importancia as reunions entre mullers, veyendo-las como punto de trobada que amenistamos ta refirmarnos, formarnos, fer mas gran a nuestra autoestima, intercambiar opinions y asinas-asinas. Que en un ambito mixto no podrian estar desembolicadas plenament, porque os varons no pueden plegar a sentir da mesma traza, una opresión tal y como la sufrimos as mullers.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s